Según el observador del cielo brasileño Tio Abadom, un cuerpo celeste intrusivo está siendo monitoreado por telescopios espaciales y telescopios terrestres en todo el mundo.