Los psiquiatras de todo el mundo están desconcertados por un trastorno mental emergente que solo parece afligir a los líderes de los gobiernos que se niegan a capitular