Científicos de la Academia Rusa de Ciencias han advertido que una gran tormenta magnética golpeará la Tierra el 18 de marzo. Interrumpirá satélites, navegación por GPS y redes