Querían vender sus órganos. Un paciente con apoplejía que estaba paralizado en un hospital, escuchó con horror cómo los médicos le dijeron a su familia que no sobreviviría.