Recientemente una nueva investigación ha encontrado que los cerebros de personas con demencia, esquizofrenia y autismo tienen un vínculo común. Y no es un marcador genético poco común