Las inyecciones de vitamina K administradas a bebés recién nacidos contienen 20.000 veces la dosis necesaria. Según una nueva investigación, aumentan el riesgo de que un niño desarrolle