Un nuevo estudio británico ha descubierto que el aerosol doméstico libera más compuestos orgánicos volátiles (COV) dañinos que todos los vehículos en el Reino Unido.