Los científicos anunciaron que el enorme agujero de ozono que se formó sobre el Polo Norte, en una etapa que medía tres veces el tamaño de Groenlandia, finalmente