El campo magnético que protege a la Tierra de la radiación solar está bajo ataque desde adentro. No podemos evitarlo, pero debemos prepararnos.