Aparentemente, los monos superan a los humanos cuando se trata de idear estrategias.