La Siberia rusa ha sido sacudida por una invasión de garrapatas mutantes, chupadoras de sangre que, según los expertos, incluía una nueva y mortal variedad "mutante".