El 23 de enero, un avión de carga C-17 de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos llegó a la Base Andrews de la Fuerza Aérea cargada con