89 personas han sido hospitalizadas y 2 han muerto después de ingerir cannabis sintético producido por Big Pharma durante el mes en curso, según el Departamento de Salud