Reconocer la gran resistencia de la humanidad podría ser el empujón necesario para seguir luchando, incluso cuando las cosas parecen perdidas