Un padre armado logró evitar que los médicos sacrificaran a su hijo con muerte cerebral, momentos antes de que estuvieran a punto de apagar su máquina de soporte