Los pacientes con depresión a menudo experimentan problemas gastrointestinales, un grupo de trastornos digestivos marcados por síntomas persistentes, como estreñimiento, hinchazón, diarrea, dolor abdominal y calambres.