Según los informes, casi 200 soldados norcoreanos han muerto por el coronavirus, mientras que miles más están en cuarentena.