La Socratea exorrhiza es quizás el único árbol móvil del mundo. Dicen que su complicado sistema de raíces también sirve como patas, ayudando al árbol a moverse constantemente