Un estudio de la Universidad de Indiana reveló que un compuesto químico en los aceites esenciales puede mejorar la cicatrización de heridas especialmente cuando se aplica tópicamente.