Los investigadores desarrollaron un dispositivo de desalinización del agua con energía solar que vaporiza el agua salada para producir agua potable.