Kerri Rivera es una de los principales líderes en el uso de dióxido de cloro como parte de un protocolo biomédico contra el autismo.