Los insecticidas comunes que se cree que amenazan la salud y la supervivencia de las abejas pueden detectarse fácilmente en la miel, gracias a una técnica novedosa desarrollada