Si ha sufrido alergias e irritación de la piel durante todo el año, el culpable puede estar en su hogar: los ácaros del polvo.