Las temperaturas extremas en el planeta Venus no son adecuadas para sustentar la vida. Pero un nuevo estudio descubrió que las luces solares en las nubes de Venus podrían permitir