Un brote de miles de millones de langostas está invadiendo África Oriental, devorando todo a su paso.