La sonda Voyager 1 de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) ha detectado un extraño "zumbido" procedente del exterior de nuestro sistema solar.