Funcionarios locales en Pittsburgh ayudaron a encubrir un círculo de abuso que involucraba a 99 sacerdotes.