El viernes el volcán Kilauea envió más lava a las comunidades de Hawái, un día después de obligar a más de 1.500 personas a huir de sus hogares