add share buttonsSoftshare button powered by web designing, website development company in India

Los fármacos anticolinérgicos aumentan el riesgo de demencia en un 50 %

El uso de medicamentos anticolinérgicos está muy extendido, especialmente entre los adultos mayores. A menudo, los médicos recetan estos medicamentos para tratar una amplia variedad de problemas de salud, incluidos trastornos de la vejiga, problemas gastrointestinales, alergias estacionales e incluso depresión. Sin embargo, estudios recientes han encontrado una conexión entre el uso de fármacos anticolinérgicos y el deterioro cognitivo agudo

En particular, se ha descubierto que estos medicamentos afectan aspectos específicos de la cognición, como la memoria de trabajo, la atención y la velocidad psicomotora. Esto ha llevado a los expertos en salud a concluir que los beneficios de usar medicamentos anticolinérgicos son muy superiores a los riesgos.

Anticolinérgicos: conexión con deterioro cognitivo agudo 0

En un reciente estudio a gran escala de casos y controles que involucró a casi 300.000 personas, los investigadores británicos encontraron asociaciones estadísticamente significativas entre los diferentes tipos de fármacos anticolinérgicos y el riesgo de demencia. Sus hallazgos convencieron a los investigadores de recomendar precaución al recetar estos medicamentos a los pacientes, especialmente a los adultos de mediana edad y mayores.

¿Qué son las drogas anticolinérgicas?

Anticolinérgicos: conexión con deterioro cognitivo agudo 0

Los medicamentos anticolinérgicos son una clase de medicamentos diseñados para bloquear las actividades de un químico cerebral (neurotransmisor) llamado acetilcolina. La acetilcolina es producida por las neuronas para facilitar la transmisión de señales de una célula a otra. En el sistema nervioso central, este neurotransmisor ayuda a modular las respuestas involucradas en la excitación, atención, aprendizaje, memoria, motivación y sueño. De hecho, la disminución de los niveles de acetilcolina a menudo se asocia con la enfermedad de Alzheimer. En el sistema nervioso periférico, la acetilcolina se puede encontrar en las neuronas motoras y ayuda a realizar diversas funciones, desde la contracción muscular hasta la dilatación de los vasos sanguíneos.

Los fármacos anticolinérgicos a menudo se usan para inhibir los impulsos nerviosos, lo que puede ayudar a suprimir los movimientos involuntarios asociados con ciertas enfermedades. Por ejemplo, las personas con enfermedad de Parkinson sufren de discinesia, un trastorno caracterizado por movimientos musculares difíciles de controlar. Estos movimientos incluyen tics, sacudidas y movimientos de torsión o retorcimiento.  Los enfermos de Parkinson reciben medicamentos anticolinérgicos para detener la discinesia que afecta sus brazos, piernas o torso.

Anticolinérgicos: conexión con deterioro cognitivo agudo 0

Según estudios previos, casi el 40 por ciento de los adultos mayores dependen de fármacos anticolinérgicos como tratamiento para afecciones que afectan el tracto gastrointestinal, los pulmones y el tracto urinario. Pero si bien los antiespasmódicos, los antimuscarínicos (para problemas de vejiga) y los antiparkinsonianos pueden funcionar según lo previsto, otros medicamentos, como los antihistamínicos de primera generación, los antidepresivos tricílicos y algunos antipsicóticos, tienen efectos anticolinérgicos no deseados. Desafortunadamente, el uso acumulativo de estos medicamentos puede causar cambios patológicos en el cerebro, lo que puede conducir a déficits cognitivos graves e irreversibles, como la demencia.

Los medicamentos anticolinérgicos pueden aumentar su riesgo de demencia.

Anticolinérgicos: conexión con deterioro cognitivo agudo 0Anticolinérgicos: conexión con deterioro cognitivo agudo 0

Dos estudios recientes, ambos publicados en JAMA Internal Medicine , exploraron el vínculo entre la medicina anticolinérgica y el riesgo de demencia. En el primero, los investigadores estadounidenses analizaron los datos recopilados de 3.434 adultos mayores que fueron observados entre 2004 y 2012. Los participantes del estudio tenían 65 años o más y no tenían demencia cuando fueron reclutados. Se les realizó un seguimiento cada dos años para determinar su exposición anticolinérgica acumulativa.

Los investigadores informaron que los fármacos anticolinérgicos más utilizados por los participantes fueron los antidepresivos tricíclicos, los antihistamínicos de primera generación y los anti-muscarínicos de la vejiga. Durante un seguimiento medio de 7,3 años, 797 participantes desarrollaron demencia, casi el 80 por ciento de los cuales fueron diagnosticados como enfermedad de Alzheimer.

Anticolinérgicos: conexión con deterioro cognitivo agudo 0

Los investigadores notaron que con un mayor uso acumulativo de medicamentos anticolinérgicos, el riesgo individual de demencia también aumentó. Esta tendencia se mantuvo en todos los análisis posteriores. Por lo tanto, los investigadores enfatizaron la necesidad de crear conciencia entre los profesionales de la salud y los adultos mayores, para que el uso de estos medicamentos peligrosos se pueda minimizar con el tiempo.

En el segundo estudio, mucho más amplio, un equipo de investigadores británicos evaluó la exposición a fármacos anticolinérgicos de 58.769 participantes con demencia y 225.574 controles sanos. Los participantes tenían 55 años o más y se correspondían por edad, sexo, práctica general y tiempo calendario. Los investigadores utilizaron datos sobre las recetas de 56 fármacos con propiedades anticolinérgicas para medir la exposición acumulativa a fármacos anticolinérgicos de los participantes. El estudio duró dos años.

Anticolinérgicos: conexión con deterioro cognitivo agudo 0

Los investigadores encontraron aumentos significativos en el riesgo de demencia asociado con el uso de antidepresivos anticolinérgicos, medicamentos antiparkinsonianos, antipsicóticos, medicamentos antimuscarínicos y medicamentos antiepilépticos. Los resultados permanecieron iguales incluso cuando las exposiciones se restringieron a ventanas de tres a 13 años. Los investigadores también observaron que las asociaciones fueron más fuertes en los casos diagnosticados antes de la edad de 80. En conjunto, estos resultados confirman que el uso a largo plazo de los diferentes tipos de fármacos anticolinérgicos no aumentar el riesgo de la demencia de una persona.

92 / 100 Puntuación SEO
loading...
Orbes Argentina ofrece las últimas novedades científicas y artículos sobre tecnología, salud, medicina, ingeniería, computadoras, psicología, biología, medio ambiente, clima, química, espacio, planetas, ciencia espacial, política, cambio climático y misterio. Trabajos científicos de investigación. y Universidades del mundo.

Añadir un comentario