Los árboles comparten una inteligencia similar a las colonias de insectos

Spread the love

Resulta que entre árboles se pueden comunicar y esto existe más allá de la ciencia ficción, dice la ciencia real.

La idea de que hablen, y que los humanos los entiendan, es un tema candente en la ciencia ambiental. Pero para Suzanne Simard, bióloga y pionera de la investigación en comunicación entre plantas de la Universidad de Columbia Británica, la idea no está en discusión. En su tesis doctoral de 1997 publicada en la revista Nature, Simard demostró por primera vez que los árboles son capaces de comunicarse y compartir una inteligencia similar a las colonias de insectos.

Entre árboles: los árboles parlantes existen no es ficción 0

Décadas de investigación y estudios posteriores más tarde, Simard describió y aclaró los mecanismos detrás de estas conexiones entre plantas y relaciones ecológicas en una charla TED sobre el lenguaje secreto de los árboles.

Redefiniendo la comunicación

Entre árboles: los árboles parlantes existen no es ficción 0

El concepto de un «lenguaje de árbol» no es tan descabellado para Simard como podría parecer tanto para expertos como para escépticos. Simard ha dedicado más de tres décadas de su carrera entre árboles y bosques al intentar comprender sus comportamientos, las relaciones ecológicas entre ellos y los mecanismos detrás de ambos.

Durante décadas, los científicos entendieron poco sobre las supuestas conexiones y relaciones. Por esta razón, el trabajo inicial de Simard fue innovador en ese momento, ya que había sido el primero de su tipo no solo en postular que existe una comunicación entre plantas sino también en explorar este concepto.

En su charla TED, Simard describe que son capaces de comunicarse, gracias a un laberinto subterráneo de conexiones fúngicas. Usan estas conexiones para intercambiar señales, agrega, para comunicarse y comercializar nutrientes.

Entre árboles: los árboles parlantes existen no es ficción 0

Ella señala que estas conexiones están enredadas, de modo que un grupo de árboles o un bosque completo se comporta como si fuera un solo organismo.

A través de su investigación, Simard estableció que las complejas relaciones recuerdan las intrincadas conexiones neuronales dentro del cerebro humano. De hecho, los bosques incluso tienen los llamados «árboles madre» que actúan como el centro central o centro de información, al igual que el cerebro.

Estos árboles madre también son capaces de enviar nutrientes a los afectados. Curiosamente, también descubrió que que están demasiado enfermos para recuperarse pueden enviar los nutrientes restantes a sus vecinos antes de que expiren.

Utilizando la datación por carbono radioactivo, Simard pudo observar mucho más de cerca estas interacciones. Por ejemplo, descubrió que los abedules que pierden sus hojas reciben carbono adicional de los abetos de Douglas. A su vez, los abedules confieren carbono adicional a los abetos Douglas que no reciben suficiente luz solar.

En general, estos procesos hacen posible que sobrevivan en condiciones difíciles.

Pero en raras ocasiones, los hongos que los árboles usan para comunicarse también pueden ser secuestrados por árboles egoístas. Sin embargo, este tipo de actividad se limita a especies de plantas seleccionadas. En general, Simard descubrió que son altruistas y bastante generosos al compartir sus nutrientes.

Hay mucha más cooperación involucrada que competencia, agrega.

La naturaleza antropomórfica

Entre árboles: los árboles parlantes existen no es ficción 0

Quizás elogiado por sus libros sobre árboles y otros temas ecológicos, el forestal y autor alemán Peter Wohlleben también suscribió la idea de que hablan entre sí.

Pero a diferencia de Simard, lo llevó más lejos, describiendolos como capaces de habilidades humanas, como decidir, recordar y demostrar personalidades .

Él llega a afirmar que los árboles son antropomórficos. La gente mira a la naturaleza como si fuera una máquina y las plantas como robóticas, programadas de acuerdo con un código genético, señala. Pero mucho sobre las comunidades ecológicas y las conexiones subterráneas sigue sin estar claro.

No obstante, los silvicultores, los biólogos y los ecologistas están de acuerdo en que son seres sociales capaces de competir, comensalismo o mutualismo.

Los árboles son competidores que luchan entre sí por la luz, el espacio y los nutrientes, señala Wohlleben, relatando sus experiencias como ingeniero forestal. Pero, por otro lado, también son capaces de sostenerse entre sí, soportar árboles afectados, cultivar árboles jóvenes y mantener alejadas las especies invasoras.

Entre árboles: los árboles parlantes existen no es ficción 0

Los árboles usan sus raíces para reconocer a sus «amigos» o «familias», agrega. Se cree que estas mismas raíces están detrás de la capacidad de los árboles para detectar y reconocer otros que no son miembros de sus comunidades.

Dicho esto, estos siguen siendo suposiciones y teorías hasta que se puedan realizar más investigaciones. No obstante, estas incertidumbres solo subrayan el hecho de que quedan muchas posibilidades al intentar comprender las conexiones subterráneas entre árboles y bosques enteros.

Tomados en conjunto, estos estudios y esfuerzos de investigación actuales sobre la «vida oculta» de los árboles y los bosques confirman al menos una cosa: hablan un idioma que los humanos aún no han entendido. 

Orbes Argentina ofrece las últimas novedades científicas y artículos sobre tecnología, salud, medicina, ingeniería, computadoras, psicología, biología, medio ambiente, clima, química, espacio, planetas, ciencia espacial, política, cambio climático y misterio. Trabajos científicos de investigación. y Universidades del mundo.