La contaminación de microplásticos se ha encontrado en el agua de grifo en todo el mundo.