Estos quemadores de incienso de estilo religioso pueden datarse desde el año 1000 antes de Cristo.