La fobia al carbono y la «necesidad» de erradicarlo para que termine el «calentamiento global» arrasa al mundo. Y su última «solución» al «problema» es liberar nuevas variedades