Investigadores de la  Universidad Nacional de Chonnam en Corea del Sur han descubierto que Eriobotrya japonic, comúnmente conocida como ciruela japonesa o níspero, puede ayudar a proteger el hígado del daño causado