Se proyecta que la tasa global de producción de plástico se duplicará, si no triplicará, en las próximas décadas.