Una repentina y poderosa tormenta de granizo cubrió Cerdeña, una isla italiana en el mar Mediterráneo, con una «manta de nieve» de 30 cm de profundidad. Las temperaturas