En solo un día, un enjambre de langostas del tamaño de París podría comer la misma cantidad de alimentos que la mitad de la población de Francia.