La realidad virtual, una tecnología a menudo asociada con videojuegos o entretenimiento, podría ayudar a reducir el dolor intenso en pacientes hospitalizados.